Fue uno de los días más duros en la historia del fútbol. En noviembre de 2016, un avión que trasladaba a los jugadores de Chapecoense se estrelló dejando un saldo 71 personas fallecidas.

Hoy, el jefe del grupo de investigación de accidentes de la Aeronáutica Civil de Colombia reveló que la tragedia se provocó por la falta de combustible en la aeronave. 

 

 

"La aeronave se abasteció con 1.636 kilos de combustible en Santa Cruz para completar 9.300 kilos. Esta cantidad era insuficiente para completar el vuelo entre Santa Cruz, Bolivia, y Rionegro, Colombia. La cantidad mínima del combustible debía ser 11.603", explicó Miguel Camacho.

Es aquí donde entra en juego la empresa y la tripulación del avión quienes no tomaron la decisión de aterrizar en otro aeropuerto.

"No cumplía las políticas de combustible. Efectivamente tenía una política escrita, hacía eco la empresa en sus manuales de los estándares internacionales sobre combustible, pero no los cumplía", cerró Camacho.

Seguramente las acciones legales de los deudos no se harán esperar.