Resultado de imagen para natacha jaitt mirtha legrand

Al mismo tiempo que el escándalo de abusos en las inferiores de Independiente llega a la Justicia, arriba también a las tapas de los diarios y a los programas de TV.

Se habla de pedofilia, prostitución, HIV y de una red que excede al mundo del fútbol.

Según el ex delantero del Rojo y campeón del mundo en el ‘78, Daniel Bertoni, “esto existió siempre”. Ah, mirá vos. “En la época nuestra también había rumores de estas cosas”, agregó. O sea que todo ocurría en medio de un cortinado de silencio cómplice: se sabía, pero nadie hablaba. Bertoni terminó siendo citado a declarar.

Las redes sociales se suben a todos los rumores, denuncias, acusaciones o lo que sea, quieren sangre. Natacha Jaitt tiene todo lo que quieren los usuarios e involucra a ricos, famosos, mediáticos, aledaños. En la mesa de Mirtha Legrand nombra a los abusadores y las caras de los comensales se transforman en un puzzle desarmado. 

Todos los invitados e invitadas eran personas relacionadas a la investigación del caso o relativas al mundo del fútbol, pero el comodín era Natacha y su ametralladora de nombres. Hoy, el foco pasó de la investigación sobre una red de pedofilia y trata de personas, a si la producción de Nacho Viale hizo bien en invitarla o no. Varios de los acusados dijeron que Mirtha prestó su programa para una operación. Que detrás de las denuncias estaban los servicios.

Ahora ya no importan las víctimas. Importa el honor de los acusados. Importa la credibilidad de los acusadores. Las operetas, los carpetazos. Pero no porque haya una búsqueda de la verdad y de la justicia. Importa el rating.

Para completar el cuadro, se revictimiza a los menores abusados. Que 'ellos aceptaron el "intercambio"', que 'bien que se llevaban su par de botines y su carga de tarjeta SUBE'. Y la pregunta mala leche clásica: 'por qué los pibes no denunciaron antes'. Como si fuera tan fácil ser adolescente, estar lejos de tu familia, ser pobre, tratar de cumplir con el sueño de vivir de la pelota, la guita, la buena vida, el éxito y acusar por pedófilo abusador a quien te dice que es la única puerta de entrada a tu mundo ideal. No parece ser tan simple.