Los videos de Ricardo Centurión cruzando semáforos en rojos, hablando en un polémico estado y tratando de coimear a agentes de tránsito que lo detuvieron dieron mucho que hablar. Las consecuencias son realmente serias y, al ser denunciaco por cohecho podría recibir una pena de uno hasta seis años de prisión.

Víctor Blanco lo justificó desde el primer momento apelando a un error: "Quién no se ha pasado un semáforo en rojo alguna vez". Ahora, luego de la trascendencia de los hechos denunciados, aduce una enfermedad: Ricky padecería alcoholismo.

"Centurión tiene un problema con el alcohol y hay que ayudarlo. Va todas las semanas a un gabinete psicológico y vamos a sumar otro profesional", contó el presidente de la Academia en diálogo con Líberman On line.

Sin embargo, más allá del accionar del jugador, el dirigente sostiene que lo estaban esperando. "Más allá de que no estuvo bien lo que hizo Centurión, hubo animosidad contra él. Se distribuyeron los videos. He visto fotos de un empleado municipal de Lanus en la cancha de Independiente con Bochini", disparó Blanco.

Desde el municipio afirman que el procedimiento fue correcto, que "malo hubiera sido que no paremos a una persona que pasa dos semáforos en rojo, en medio de uno de los corredores escolares."

Centu no logra salir del ojo de su propia tormenta.