Las palabras de un DT a veces pueden determinar la carrera de un jugador incluso para su propio beneficio, como ha pasado muchas veces en la historia del fútbol argentino.

Joaquín Arzura dejó River para su primera experiencia en el exterior, en el Osasuna de España. 

En una nota con Herbella, dijo: "River es único. Entrar a jugar en el Monumental es especial. Es lo máximo que me pasó en el fútbol. En River crecí mucho como persona y como jugador. Estás en un lugar donde no falta nada: ropa, pelotas y canchas perfectas. Pero River es un lugar de mucha exposición y al tener acceso a muchas cosas te podés confundir. Hay que tener los pies sobre la tierra."

Y tuvo palabras para su ex entrenador: "Marcelo es un gran cabeza de grupo porque logra que todos estemos, todo el tiempo, al nivel máximo que podemos dar. En actitud, en concentración, en preparación. No deja nada librado al azar, está en todo. Y me recomendó que buscara continuidad en otro lado porque en River me iba a costar jugar. Me dijo que era joven y que no me convenía seguir en el club, jugando poco y sin poder demostrar lo que me esforzaba en la semana. Obviamente que la decisión de irme es mía, pero las palabras de Gallardo fueron determinantes para que aceptara la oferta del Osasuna."