Ricardo Centurión protagonizó un nuevo escándalo. Pasó dos semáforos en rojo y se rehusó a hacerse un test de acoholemia. Para ponerle una frutilla al postre, intentó coimear al oficial que lo estaba filmando. Se lo ve iracible, un poco turbado. El Secretario de Seguridad de Lanús afirmó que estaba alcoholizado. Ahora afronta una denuncia penal por intento de soborno. 

Obviamente, en Twitter se hicieron el día con el tema que no bajó de los primeros lugares de tendencias.