Rossi volvió a fallar, casi deja a Boca eliminado de la Copa Libertadores y quedó en el ojo de la tormenta.