La barra de River se encuentra dividida y enfrentada por el reparto y reventa de entradas. Y el conflicto no para de escalar.

El sábado algunos barras disidentes de "La Banda del Oeste" ingresaron al club pero con llamar a la policía y la llegada de los patrulleros la situación quedó neutralizada. Buscaban a "Los Borrachos del Tablón" en la confitería pero no los encontraron.

El domingo, previo al partido frente a Belgrano de Córdoba, la barra oficial le tendió una trampa a los díscolos. Hubo disturbios cerca del Monumental, en la esquina de Monroe y Montañeses. Unas personas se trensaron a golpes y la policía tuvo que intervenir para dispersarlos. El saldo fueron tres heridos de arma blanca y dos con traumatismo de cráneo.

Pero lo más grave se dio en la madrugada del lunes, en Beccar. Allí, y como venganza del enfrentamiento del día anterior, los del Oeste dispararon desde arriba de un auto a otro vehículo, que estaba en la esquina de Pampa y Lonardi.

Allí hubo dos hombres heridos con arma de fuego. Ambos fueron atendidos en el Hospital Central de San Isidro y luego recibieron el alta.

Evidentemente, todo va de mal en peor.