En enero estalló un conflicto dentro de Boca debido a una noche muy polémica que terminó con dos mujeres denunciando haber sido violentadas de diversas maneras. La causa se caratuló lesiones leves, amenazas, abuso sexual y privación ilegítima de la libertad. Luego hubo intentos de arreglo, idas y vueltas pero ahora la cosa tiene otro cariz y parece cada vez más lejos de solucionarse por vías extra judiciales. 

Es que una de las denunciantes Cinthia del Carmen Giménez volvió a hablar debido a que perdió su embarazo y afirma que fue como consecuencia de lo que pasó esa noche. "Pidieron porro y cocaína por celular. Tomaban Absenta y revoleaban una cuchilla."

"Hubo sexo con los jugadores de Boca. Es mentira que fueron a cortarse el pelo, jamás sacaron una tijera. Nos obligaban a tomar whisky y nos revoleaban los celulares para evitar fotos.", detalló Giménez.

"Perdí a mi bebé por lo que pasó. No quiero plata, sólo busco justicia por el bebé que llevaba en la panza", sentenció.

Asegura tenerle miedo a los fanáticos del club: "Tengo miedo que algún hincha de Boca me pegue un tipo por la calle por haber denunciado a los jugadores", es que luego de lo sucedido vive con un botón antipánico.